Parece que cuesta hablar de compresas tanto como comprarlas

Irene Montero mantiene su lucha contra la pobreza menstrual | EP

Todavía hay muchos que piensan que los productos de higiene femenina no son de primera necesidad. Seguro que porque nunca los han necesitado. Lo malo es cuando algunos de esos muchos son justo los que deciden a qué artículos se les aplica el IVA reducido. Ante la negativa del PSOE a incluir en los Presupuestos de este año la bajada de impuestos a compresas, tampones, copas menstruales y demás productos que parece que aún cuesta mencionar, la ministra de Igualdad –cuando hace algo bien hay es justo reconocerlo– propone que se incluya en la futura ley del aborto su distribución gratuita en los centros educativos. Que no se hable de la ‘pobreza menstrual’ no significa que no exista. O que no sea un problema para muchas mujeres.

Parece que cuesta hablar de compresas tanto como comprarlas

Te puede interesar