Pailanismo político de pregón estival

Foto Calviño aec

Los alcaldes y los concejales de Cultura se rompen la cabeza una vez al año para elegir al pregonero de sus fiestas patronales. Normalmente hay agencias que se encargan de gestionar la perorata de algún famosillo, otras veces hay que tirar de banquillo y subir al estrado a un pintoresco señor local, que no tiene tanto tirón porque sus consabidos chistes ya están más que escuchados por los asiduos a la hostelería. El ilustre Caballero ha decido que Nadia Calviño, coruñesa, viguesa de refilón, sea la pregonera de las fiestas olívicas. El pailanismo en su puro estilo al servilismo del madrileño veraneante. 

Pailanismo político de pregón estival

Te puede interesar