Pablo Iglesias es un hombre arrepentido de algunos actos

Yolanda, bendecida por Pablo | Pedro Puig

Anda que no tendrá cosas por las que arrepentirse Pablo Iglesias desde su irrupción en el panorama político. Pero se ve que la que le quita el sueño es su decisión de nombrar como su sucesora al frente de Unidas Podemos a Yolanda Díaz. No estuvo fino, es verdad. Desde el punto de vista de la formación, claro; como elección de persona con capacidad de liderazgo lo clavó. Y el caso es que se lo podía haber imaginado, que la ministra venía de donde venía, no era una podemita convencida. Pero quizá él pensó que la había ganado para su causa con sus dotes oratorias o que le estaría tan agradecida que juraría lealtad eterna al partido. Lo que pasa es que esto es política y, como bien debería saber el ex de Errejón y ex de Sánchez, los afectos, las alianzas y hasta las amistades se rompen.

Pablo Iglesias es un hombre arrepentido de algunos actos

Te puede interesar