El otoño del patriarca del nº10

Boris Johnson | AEC

Cómo estarán de jorobadas las cosas por el Reino Unido de la Gran Bretaña para que a Boris Johnson le hayan dimitido más de treinta altos cargos, entre ministros, secretarios de Estado, parlamentarios, vicepresidentes del partido –se rumorea que hasta el gato— y se haya quedado solito en el mundo. Así las cosas, una delegación de ministros le ha pedido que dimita y, ¿a que no saben qué? ¡Que sí, que se va! En otoño, pero se va. Y nosotros que pensábamos que se aferraría al pomo del 10 de Downing Street hasta que se le saltasen los tornillos... Malpensados somos, cagoenlá. Pero vamos a ver, ¿alguien en el Reino Unido se extraña ahora de las gamberradas de Boris Johnson? Si hasta en las visitas guiadas a Oxford –y desde mucho antes de que fuese Primer Ministro— hay una sección especial dedicada a sus falcatruadas y a las de sus amigos en las que cuentan que había bares en los que ya no los dejaban ni entrar. ¡Cómo sería el movidón! Pues por lo visto el muchacho no ha madurado y así le ha ido. What a shame!

El otoño del patriarca del nº10

Te puede interesar