Una oportunidad desaprovechada

Una imagen como esta se ha perdido la afición | AEC

Que mientras el resto de los equipos de la categoría esté dándolo todo sobre el césped, los jugadores deportivistas estén entregados a la vida contemplativa ha sentado regular. No tanto por que vayan a perder la forma en un fin de semana como por la oportunidad arrebatada de ver, por ejemplo, un partido de solteros contra casados en Abegondo. Que a los jugadores les sirve para sudar un poco la camiseta –tampoco sería imprescindible que hubiese intensidad– y a los aficionados para llevarse una alegría fuese cual fuese el resultado, que nunca está de más. 

Una oportunidad desaprovechada

Te puede interesar