No estamos para estos sustos

Nadal durante una rueda de prensa | EFE

Un poco de compasión, que somos de corazón sensible y en cualquier momento nos podemos llevar un disgusto. Si un par de días después de enterarnos de que va a ser padre, Rafa Nadal convoca una rueda de prensa, inmediatamente nos empiezan a atronar dentro de la cabeza las sirenas que nos avisan de que algo malo está a punto de suceder. Como, por ejemplo, que anuncie su retirada. De pronto, todo nos encaja: que él dijese en su momento que su intención era ser padre a tiempo completo, que se haya decidido a hablar sobre esa lesión permanente que, no obstante, se empeña en que no le impida seguir aumentando su leyenda... Ay, si es que nos debatimos entre ahorrarnos el mal trago de ver cómo nos dice adiós y asistir a un momento trascendental para el deporte. Y resulta que con siete palabras se disolvía nuestra angustia: “Mi intención es intentar jugar en Wimbledon”. Por favor, que no estamos para estos sustos.

No estamos para estos sustos

Te puede interesar