Naturaleza natural

FOTO: La naturaleza se abre paso en las aceras y zonas de paseo | foto: aec

los bellos floripondios –adornando una moderna plaza de nuestra hermosa ciudad, como se pueden admirar en la fotografía—  son fruto del puro azar, del destino, del sino, del hado, de la casualidad, de la feliz serendipia. Que no las ha puesto ahí ningún maestro paisajista formado en el Japón de los jardines austeros ni nada, vaya. Toda la urbe está salpicada de estas espontaneidades naturales por donde quiera que se mire –bordillos  de aceras, medianas de avenidas, carriles bici...—. Es un canto a la Naturaleza natural entonado armoniosamente por nuestro amado Concello, que se niega a arrebatarles la vida a tan bellas verdulerías. ¿Para qué molestarse en plantar plantas si se plantan solas? Pues eso: puro sentido común.


Habrá quien diga que es dejadez, abandono, suciedad, pero les aseguramos que no es esa la finalidad de nuestros munícipes; es que les gusta la Naturaleza natural.

Naturaleza natural

Te puede interesar