La mejor defensa no siempre es el ataque

CADA uno en su estilo, Gerard Piqué y Luis Rubiales han respondido con ataques a la filtración de los audios en los que queda claro que coinciden en el gusto por la maquinación. El futbolista, que se ve que lo de pedir le cuesta poco y lo mismo le escribe a un rey que le exige al presidente de la Federación de Fútbol que le meta en la lista de convocados para los Juegos Olímpicos de Tokio –“esta me la tienes que hacer, Rubi”–, ha optado por matar al mensajero, que es una cosa muy común cuando a uno lo retratan a base de hemeroteca y queda patente que no es tan profesional y elegante como quiere hacer creer. Rubiales, por su parte, apela al sentimiento y después de recordar que todo el escándalo parte del robo de su teléfono, alerta de una mafia que lo mismo que hace esto puede meterle cocaína en el maletero. Buenos intentos, ambos, pero que no parece que vayan a servir de mucho. FOTO: Rubiales, con la mano en el corazón | EFE

La mejor defensa no siempre es el ataque

Te puede interesar