Macron nos abre los ojos a lo que nos espera

Una de esas protestas que no le gustan a Putin | EFE

De su conversación con Putin para tratar de hacer entrar en razón al ruso, Emmanuel Macron extrae que “lo peor está por llegar”. Pues fenomenal. Ya podemos ir preparándonos para más noticias de muerte y destrucción de las que podemos digerir y, en nuestros ratos libres, ir construyendo refugios antinucleares. El sátrapa con ambiciones de conquistador, al parecer, le ha dicho al presidente francés que su ofensiva sobre Ucrania va “según lo previsto” y se va a recrudecer, porque su intención es la toma del control de todo el país. Ni las sanciones ni el aislamiento le producen, en apariencia, el más mínimo daño. O al menos no uno tan importante como para replantearse su invasión. Borracho de ardor guerrero como está, menos aún le afectan las manifestaciones populares en su contra. De ahí que en Moscú haya niños y ancianos entre los miles de detenidos por las protestas. Una represión no es de verdad si no afecta a todos los ciudadanos por igual. Además, igual alguien piensa que no es tan duro como aparenta y eso sí que no.

Macron nos abre los ojos a lo que nos espera

Te puede interesar