La llegada del estrés térmico

Granja | AEC

El calor es evidente que afecta a todos, levanta dolor de cabeza, hincha los tobillos y hace que se sude de forma incontrolable. Ahora parece demostrado también que provoca estrés y no solo a las personas. La ola de calor en Galicia está afectando a la producción de las granjas de leche, dado que “el estrés térmico” que están soportando los animales se traduce en menos leche. El cambio climático hace que estas olas de calor sean más frecuentes, por eso hay que pensar en que el bienestar animal debe traducirse en acondicionar sus espacios, sus establos, para que puedan estar más cómodas y, ahora, frescas.

La llegada del estrés térmico

Te puede interesar