La importancia de haber vivido mucho

si no quieren ustedes aburrirse, vayan a media mañana a una tasca/taberna de esas “de toda la vida” -de un pueblo o una aldea-, cuando va el paisanaje jubilado, que es el que puede ir a esas horas. Puede ir a esas horas, además de por estar jubilados, porque sus señoras los echan de casa para que no incordien, pobrecitos ellos. No tienen por qué ser necesariamente “viejos”. En el mar, por ejemplo, se jubilan jóvenes, pero tienen tantas historias a sus espaldas que podrían tener cien años. Escucharlos da para escribir un par de novelas “basadas en hechos reales” y para otro par de “cualquier parecido con la realidad es pura coincidencia”. Uno cuenta, otro desmiente, otro corrobora, otro lo exagera… Las historias van ganando en emoción a medida que avanza la mañana y se vacían los “chiquitos”. Que no desaparezcan nunca estas tasca/tabernas ni sus usuarios. Son memoria viva de nuestra historia.

La importancia de haber vivido mucho

Te puede interesar