Impacientes que no avanzan en la movilidad

Una parada de bus urbano | AEC

Cuánta razón tiene Alberto Couselo, ese conductor de autobuses urbanos coruñeses que dice que los vecinos tienen muy poca paciencia. Se refiere a que quieren mejoras en movilidad y las quieren ya, pero si hablase en términos generales tampoco se equivocaría mucho en la apreciación. Somos seres impacientes, eso es así. Sobre todo, con lo que depende de otros. Si ya resoplamos cuando nos toca estar en la parada dos minutos más de lo previsto, cuánto más nos irritaremos si nos hablan de la posibilidad de mejorar la red de transporte público pero pasa el tiempo y no vemos resultados. A lo mejor tiene que ver con otra de las verdades como templos que dice Alberto, y es que poco se puede avanzar en cuestiones de movilidad cuando jugamos a hacer y deshacer en función de quién esté al frente de María Pita. Esto ya lo hacían los canteros de las catedrales medievales y así se necesitaban siglos para acabarlas. Igual es que no hemos evolucionado tanto...  Solo hay que vernos con los pies encima del asiento en el bus.

Impacientes que no avanzan en la movilidad

Te puede interesar