El hombre de las fotos buscadas

Obama | aec

La alta política tiene una parte de ego de la que es imposible librarse y el presidente Sánchez ha encontrado en ella una despensa para llenarse. La presencia de Obama en Andalucía no iba a ser obstáculo para que el premier español se retratase con él y señalando con el dedo, al más puro estilo estadounidense. Una guerra tampoco es problema para que vaya el inquilino de la Moncloa a retratarse con su homólogo ucraniano, aunque esta es más disculpable, porque fue a aprender geografía, dado que lo único que conocía de allí es a Serguéi Bubka, quien por cierto es de Lugansk y no sabemos su bando. 

El hombre de las fotos buscadas

Te puede interesar