Guerra abierta en el Partido Popular

Pablo Casado, junto a Isabel Díaz Ayuso | aec

Europa arde en conflicto. A la insensatez de Putin, que nos puede llevar a un nuevo enfrentamiento bélico, hay que sumar la batalla por Madrid que se han decidido a librar Díaz Ayuso y Pablo Casado para alegría de todos aquellos que no sean del PP. Porque más allá del que salga vencedor en este enfrentamiento, lo que está claro es que el partido saldrá muy tocado. Las nada veladas acusaciones de corrupción vertidas por Teodoro García Egea contra la presidenta madrileña, así como el anuncio de que se le abre expediente informativo y, sobre el enigmático aviso de que estudiarán si presentan acciones legales (no se sabe si por las acusaciones de Ayuso o por sus actuaciones, supuestamente ilícitas), no hacen más que demostrar que el PP es un barco sin rumbo y sin capitán. Y, en el que, de nuevo, aparecen los detectives privados, las tramas, las filtraciones y el fuego amigo, del que Cospedal o Cifuentes podrían escribir por lo menos un par de libros. ¿Y Feijóo? Por lo pronto respaldó a Díaz Ayuso y, por el momento no hizo una defensa cerrada del ¿líder? Casado. ¿Por qué será?

Guerra abierta en el Partido Popular

Te puede interesar