La futbolización del tenis deja víctimas

Parte de la progresiva futbolización del tenis implica que las pistas ya no sean como templos de recogimiento, para bien y para mal. Y, de vez en cuando, se cuelan aficionados de los que parece que van a ver un partido con el único objetivo de descargar tensión. A Naomi Osaka le tocó sufrir a uno de esos en su último partido en Indian Wells y sus insultos desde la grada consiguieron desestabilizarla hasta el punto de salir de la pista llorando al terminar el encuentro. Los tenistas no tienen la suerte de los futbolistas, que son muchos a repartirse los malos modos de la afición. FOTO: Osaka, afectada | EFE

La futbolización del tenis deja víctimas

Te puede interesar