Felices a pesar de todos los males

la campaña turística se anuncia como todo un éxito. Desde el Ejecutivo señalan que es una maravilla la ocupación hotelera y hostelera en cuanto al número de usuarios. Desde el Gobierno se habla de que los ciudadanos son inmunes al alza de los precios y de la cesta de la compra, llamado carrito que es más grande pese al diminutivo. El importe del kilo de luz y de carburante ya está olvidado entre olas de calor, incendios y verbenas. Todo es felicidad, pero como toda borrachera tiene su resaca y se baraja un incremento de impuestos para echarse a temblar y que se irán aplicando a cuentagotas y con disimulo. 

Felices a pesar de todos los males

Te puede interesar