Un farol que nadie se va a creer

Pablo Echenique | aec
|

Hay quien considera que el pescado (en lo que se refiere a esta legislatura) está ya todo vendido y los partidos se preparan para, durante los próximos meses, lanzar sus precampañas electorales en lo que ya se nos presenta como una larga pugna por vencer en los comicios. La cuestión es que en Unidas Podemos andan con la mosca detrás de la oreja. Resulta que el PSOE está poniendo el freno en algunas de sus promesas estrella y la única que han llevado adelante, la del Salario Mínimo Vital, parece que se la va a atribuir Yolanda Díaz, que si se cumplen los pronósticos, irá por libre y bajo otras siglas. Por eso, Echenique ha optado por sacar el látigo y amenazar al Ejecutivo asegurando que si hay bloqueos en el Gobierno, tendrán que desaparecer. Le faltó decir que si no es así rompen la coalición, pero de haberlo hecho, las carcajadas de Sánchez y los suyos se hubieran escuchado a kilómetros.

Un farol que nadie se va a creer