La extrema debilidad que demuestra Pedro Sánchez

La portavoz de Bildu, Mertxe Aizpurua, muy sonriente, tras votar a favor del decreto de medidas anticrisis | EFE

Pedro Sánchez no necesitó del Partido Popular. La verdad es que mejor así, porque los populares le dijeron que no a su decreto anticrisis. Pero ya no importaba. El Gobierno se había granjeado el voto favorable de Bildu, que, últimamente, se está convirtiendo en el gran desatascador de las situaciones complicadas por las que pasa el Ejecutivo en cuanto a apoyos parlamentarios. La verdad es que Sánchez ya había pagado un alto precio. Al fin y al cabo, en breve vamos a ver en la comisión de secretos oficiales a una condenada por ensalzar a ETA y que señalaba a los objetivos de la banda terrorista. Esa decisión significa además que seis de diez diputados que accederán a los datos del CNI atacan a la Constitución. Pero más allá de las lecturas colaterales, en el fondo, la sesión de ayer en el Congreso lo que sirvió es para demostrar la extrema debilidad del Gobierno, a merced de los caprichos de unos socios que han demostrado con creces que son cualquier cosa menos leales.

La extrema debilidad que demuestra Pedro Sánchez

Te puede interesar