Éxito rotundo de un Atlantic Fest que tiene aspectos que mejorar

El Atlantic Fest se clausuró ayer con la resaca de los conciertos de Calamaro e Izal, que fueron los platos fuertes de un festival que regresaba al corazón de Vilagarcía para recuperar la esencia de aquel Festival do Norte. El escenario elegido no tenía rival. La playa de A Concha supone un marco incomparable, no solo por la cercanía con la estación de tren y de autobuses, sino también porque permite a los bares del centro de la ciudad realizar su agosto en pleno mes de julio. El cartel, que no estuvo mal, aunque es mejorable para próximas ediciones, más que nada por el precio. Ah!, no estaría de más que los artistas recordasen que están actuando en Vilagarcía y no en Pontevedra, aunque sea la provincia o en las Rías Baixas, aunque estemos en ellas.  

Éxito rotundo de un Atlantic Fest que tiene aspectos que mejorar

Te puede interesar