Entre fascistas anda el juego

Dios los cría y ellos se juntan. Por eso, no es tan raro que el Gobierno de Bielorrusia haya otrorgado asilo a un estadounidense que estaba siendo buscado por los disturbios del Capitolio en 2021. No era el de los cuernos de bisonte y peito lobo, pero era otro de esos descerebrados que pensaban que la democracia es demasiado blanda para su concepción de la política. Tiene suerte de que haya países fascistas dispuestos a darle asilo, como en este caso Bielorrusia. Eso sí, habría que aconsejarle que allí no haga lo mismo, sobre todo si no quiere aparecer tirado en una cuneta con un par de tiros por las espalda. FOTO: asalto al capitolio | aec

Entre fascistas anda el juego

Te puede interesar