El duro trabajo del senador por designación

Alberto Núñez Feijóo, senador | EFE

El Senado nunca ha sido lo que la Constitución le manda, más bien se ha utilizado como lugar de reposo para viejas glorias y nuevas venidas a menos. La llegada de Alberto Núñez Feijóo le dará protagonismo, al menos mientras dure la actual legislatura, por las sesiones de control al gobierno en las que participará el presidente Sánchez. Sin embargo, es preocupante ese baile de señorías que llegan allí y, cuando es menester, tienen que dejar su cargo para otro con más galones. Por eso que cuando dicen que el oficio de político está mal pagado es cierto. Tal vez en lo dinerario compense, pero eso de sentirse como un pañuelo de usar y tirar no tiene precio. Pero lo cierto es que pronto se les encontrará acomodo en algún que otro edificio administrativo.

El duro trabajo del senador por designación

Te puede interesar