Los domingueros aparecen donde menos te lo esperas

En Oleiros se tuvieron que suspender dos Banderas por las intrusiones | P. Puig

Mira que estamos cansados de ver traineras, pues aun así parece que hay gente que cuando vislumbra a una docena de esforzados remeros se debe de pensar que son un reclamo turístico, para que las fotos queden más pintorescas. Y se lanza a disfrutar de las olas en su tabla windsurf, kitesurf o la modalidad surf que esté más de moda sin importarle lo más mínimo cruzarse en su trayectoria y obligarlos a virar o incluso a soltar los remos. Las opciones pasan por que sean unos auténticos maleducados –que no cruzarían en medio de una maratón, pero como en el mar no hay calles creen que vale todo– o por que sean visitantes desconocedores de ciertos deportes acuáticos que no tienen ni idea de que lo que es una Bandera. Y eso que hay pistas: como que suene un bocinazo y nueve embarcaciones salgan a toda velocidad y en la misma dirección. Pero ya se sabe que cuando uno se va de vacaciones se le reblandece un poco el cerebro. Los domingueros, que aparecen donde menos te lo esperas.

Los domingueros aparecen donde menos te lo esperas

Te puede interesar