Djokovic manda sobre su cuerpo

Djokovic, como aparentando sensatez | EFE

Que Djokovic diga algo así como “no soy antivacunas pero mi cuerpo es más importante que cualquier título” es una contradicción tan grande que no hay ni un resquicio del que tirar para intentar defender al tenista. Ni ganas de hacerlo, por otra parte, que bastante es tener que aguantar que vaya de víctima cuando su papel es el de malo de la película. Al menos, ahora sí, está siendo sincero y no juega a las crisis diplomáticas . Se ve que lo de Australia ha servido de algo. A él para saber que no está por encima de la ley y a todos para confirmar que está muy lejos de ser el mejor.

Djokovic manda sobre su cuerpo

Te puede interesar