Un día extraño para aprobar las cuentas

Nadia Calviño | europa press
|

Cuando los presupuestos para el próximo año iniciaron su andadura ya se señaló que nacían cojos debido al optimista objetivo de crecimiento en el que se basaban. La realidad ha terminado por demostrar que esas previsiones no se cumplieron. Por eso, muchos pensaban que el Gobierno elegiría otro día para su aprobación definitiva. Lo de celebrar una solemne sesión el Día de los Inocentes para sacar adelante las cuentas no parece lo más adecuado, sobre todo en un país como este, tan dado a las chanzas. Ya sucedió con la Constitución, que se retrasó unos días para que no coincidiera con esta fecha tan señalada.

Un día extraño para aprobar las cuentas