Una decisión más que controvertida

Brahim Ghali está, curiosamente, en el origen de la decisión de Sánchez | aec

Todavía tendrá que pasar algún tiempo para comprobar las consecuencias que tendrá el cambio histórico en la postura de España frente al conflicto del Sáhara. El Gobierno (al menos la parte socialista) ha decidido respaldar las tesis marroquíes y defender que el territorio se convierta en una autonomía de Marruecos. Con esto, Sánchez pretende garantizarse tranquilidad en la frontera sur y cerrar el tremendo conflicto en el que se metió al tratar a Ghali en un hospital español de su enfermedad. Además, es evidente que España, con este gesto, se alinea con la postura norteamericana, lo que a la poca relevancia que Estados Unidos le concede a Sánchez, pues también le vendrá bien. Eso sí, en lo que se equivoca de nuevo Sánchez es en las formas. Una decisión de ese calado no se puede tomar con nocturnidad y alevosía, como él hizo.

Una decisión más que controvertida

Te puede interesar