La coherencia de los políticos

Yolanda díaz

A estas alturas, pedirle a un político coherencia es poco menos que un brindis al sol. Por eso, a nadie le puede extrañar que la ministra más gallega de Sánchez, Yolanda Díaz, esté que fuma en pipa por la decisión sobre el Sáhara del presidente. Está que fuma en pipa e indignada pero, desde luego, no piensa romper la coalición y mantendrá a ese hombre al que no entiende y que siempre que puede traiciona a sus socios. Y es que una cosa es estar indignada y otra muy diferente tener que dejar el coche oficial y los beneficios de ser ministra. A estas alturas ya sabemos que los podemitas tragarán con lo que les echen. FOTO: Yolanda díaz | efe

La coherencia de los políticos

Te puede interesar