Una cocina también es un objetivo militar

José Andrés | aec

Alguien dijo no hace mucho que los suecos tienen que dejar de hacerse los ídem y, de una vez, dar el Nobel de la Paz a alguien que se lo merezca. En esa hipotética lista de candidatos meritorios, en el primer lugar figura el cocinero español José Andrés. Allí donde hay una crisis humanitaria aparece él con sus voluntarios para dar de comer a quien no tiene nada, y ya se sabe que las penas con pan son menos penas. Por supuesto allí está, en Ucrania, y su presencia debe ser muy molesta para los rusos, que decidieron atacar su instalación humanitaria con misiles, hiriendo a cuatro de su cooperantes y matando a dos personas. Putin dirá que es mentira y que los misiles eran ucranianos, incluso podría alegar que en esa cocina se estaba adiestrando a tropas militares. Pero todos (menos los rusos) sabemos que es mentira. Este ataque es una demostración más del modo de actuar de los de Putin.

Una cocina también es un objetivo militar

Te puede interesar