Los coches oficiales parados

Coches oficiales | aec

En otra época ser usuario de un coche oficial era el símbolo de haber triunfado en la vida. Con el asunto del coche de Touriño y otros similares la cosa ya pasó a ser un desprestigio. Apenas se ven vehículos circulando con los cristales tintados a toda velocidad y pocas son las instituciones que los aparcan enfrente de el edificio administrativo correspondiente. Normalmente se hace con discreción y por la puerta de atrás. Es que ser político ya no es como antes a no ser que uno sea un descamisado que le guste vestir informal y desplazarse en utilitario para dar ejemplo de austeridad a los votantes.

Los coches oficiales parados

Te puede interesar