Algo de esperanza para los sufridores

Jóvenes de fiesta en la calle | aec
|

Todos los que ven llegar con pavor el fin de semana por lo que supone en cuanto a escándalo que no les deja pegar ojo tienen un motivo para la esperanza: el Tribunal Superior de Justicia de Castilla-La Mancha ha condenado al Ayuntamiento de Ciudad Real a indemnizar a una familia con más de 100.000 euros por los ruidos que provoca un bar de copas ubicado bajo su vivienda. Lo malo de esta historia es que las denuncias empezaron en 1987. Treinta y cinco años de noches en vela y dolores de cabeza no los compensan 115.000 euros. Pero igual por estos lares la justicia es más rápida...

Algo de esperanza para los sufridores