Un acercamiento querido y temido

Para buena parte de los que están bien a la izquierda del espectro político, la idea de un partido con Yolanda Díaz e Íñigo Errejón de la mano es una fantasía. La nueva musa del proletariado y el bueno de Podemos –mientras no se demuestre lo contrario– trabajando juntos por el país es todo lo que algunos podrían desear. Ellos lo saben, y aunque todavía no hayan dado el paso, dejan pistas. O al menos, así quieren verlo en algunos sectores. Que hayan compartido un acto sobre “el impacto de la precariedad laboral en la salud mental” es suficiente para echar la imaginación a volar. Y para que a otros empiecen a temblarles las piernas. FOTO: Errejón y Díaz | EP

Un acercamiento querido y temido

Te puede interesar