miércoles 5/8/20
óscar garcía Alcalde de Cambre

“La Xunta nos está engañando con la Vía Ártabra y no está escuchando a los municipios”

Óscar García Patiño acaba de cumplir año y medio al frente de la Alcaldía de Cambre y anuncia proyectos “muy importantes” para este 2017 y 2018.
 

El regidor cambrés ya ha cumplido su primer año y medio al frente de la Alcaldía	patricia g. fraga
El regidor cambrés ya ha cumplido su primer año y medio al frente de la Alcaldía patricia g. fraga

Óscar García Patiño acaba de cumplir año y medio al frente de la Alcaldía de Cambre y anuncia proyectos “muy importantes” para este 2017 y 2018.

El pleno ha aprobado el plan de obras POS+ de la Diputación. Continuarán viéndose mejoras en Cambre.
Y se verán muchas más. En este primer año y medio hemos intentado solucionar el gran desorden que teníamos en los departamentos de esta casa, hacer una planificación a largo plazo, no solo para lo que pueda durar una legislatura sino para el futuro, e iniciar proyectos que históricamente se les debían a los vecinos, algo que nos está llevando muchísimo tiempo, como dotar al municipio de un auditorio y trasladar la biblioteca para liberar el centro de salud. También se aprobó reformar los parques infantiles, mejorar las calles, renovar la iluminación y poner en marcha un plan de ahorro energético... Estamos contentos, ya que este paquete de obras se aprobó con los votos a favor del Gobierno y la abstención del resto de agrupaciones.

¿Será un año clave?
Tanto este año como el próximo se va a ver hacia dónde vamos a ir, tanto urbanísticamente como en la forma de gobernar. Creo que la gente se ha dado cuenta que existe otra forma de trabajar, mucho más profesional y personalizada. El vecino viene con cita previa y nosotros, al saber a qué viene, podemos atenderlo mejor. El pueblo está viendo ya hechos, como puede ser la recuperación de parte de los terrenos de la iglesia para uso público o la demolición de las casas de O Balado para mejorar el entorno del centro de Cambre. Nos mueve el interés general y en 2017 y 2018 se van a ver muchos proyectos.

Bastantes de ellos serán en A Barcala y O Graxal, lo que ha suscitado críticas por parte de vecinos del ámbito rural.
El que acabamos de aprobar es el primer presupuesto de la historia de este municipio que se presenta antes de terminar el año, que admite las propuestas de los vecinos y que contempla actuaciones en todas las parroquias. Lógicamente, O Graxal y A Barcala son las dos zonas más pobladas de Cambre y tienen necesidades, además de que las inversiones en esas parroquias, como elevar los pasos de peatones o arreglar los parques infantiles y las pistas polideportivas, son totalmente imprescindibles. Y nos faltaría solucionar el tema de los aparcamientos, que estamos preparando un plan especial, pero todo esto no será en detrimento de ninguna parroquia. Yo vivo en Sigrás y sabemos que el rural necesita alcantarillado, sendas peatonales e internet, con el que tenemos un verdadero problema. Estamos peleando con Movistar para que en el año 2018 el 90% del territorio rural del municipio tenga fibra óptica.

¿Cómo avanzan las negociaciones sobre la Vía Ártabra?
Es difícil porque no encontramos a un interlocutor y nos están engañando. Pedimos reuniones con la conselleira el año pasado, volvimos a pedir otra porque no nos convenció, simplemente dijo que no iba a valorar ninguna otra opción más que la suya, quisimos entrevistarnos con el presidente de la Xunta todos los alcaldes del Consorcio As Mariñas y también Xulio Ferreiro y nos derivaron a la conselleira... La Xunta ha decidido, de forma unilateral, hacer una infraestructura que pasa por varios municipios sin contar con sus representantes. Es una forma incoherente y anormal de hacer las cosas. Es como si alguien viene a tu casa para pintarla pero no te pregunta de qué color la quieres.

¿Qué harán ahora?
Presentaremos propuestas, como hemos hecho siempre. Según la Xunta, no había otra alternativa para enlazar la Vía Ártabra con la AP-9 que la entrada en Armental, pero nosotros vamos a presentar hasta cinco, de las cuales la más sencilla y la más barata es la primera, en Cuatro Caminos. La Xunta dice que no se puede hacer allí porque está a menos de un kilómetro del enlace con Ferrol. Allí hay una entrada y una salida hacia Santiago, así que el enlace ya existe, no sé si la conselleira es consciente. Pedimos que en ese mismo sitio haya una entrada y una salida hacia A Coruña y les diremos cómo se puede hacer. Antes se priorizaba la Vía Ártabra a su paso por la AP-9 hasta la A-6, pero con este proyecto solo se prioriza la entrada en la autopista y nos tememos que se quede en eso. Además, el proyecto contempla unas playas de peaje y la conselleira va a tener que explicarse, porque esas playas lo único que hacen es obligar a expropiar muchísimo más terreno, cuando no estamos en condiciones de eso. Lo importante, para nosotros, es que la Vía Ártabra nos dé entrada en la autopista sin pagar peaje y que continúe hasta la A-6, porque la zona industrial del Espíritu Santo, que tiene más de tres millones de metros cuadrados, se morirá si no logramos conectarla con el Puerto Exterior, que va a ser el motor industrial de los próximos años.

Ahora que llega el buen tiempo, ¿se adecentará el Mero?
Precisamente acabo de reunirme con el director de Augas de Galicia, quien me aseguró que el mes que viene podremos firmar el convenio que habilita al Ayuntamiento para realizar el mantenimiento, que es la única forma para tener en perfecto estado el río. Este año esperamos tener también las tres zonas de ocio que se proyectan, con fuentes, bancos, mesas y un circuito biosaludable con aparatos.

¿Y el castro?
En eso está trabajando Moncho Boga, el área de Patrimonio estaba como olvidada y estamos intentando darle la importancia que debe tener. Boga está hablando con todos los propietarios de los terrenos de castro para que nos los cedan y poner tenerlo limpio. Haremos del castro un gran parque para todos.

La relación con el PP va a peor.
Tenemos al enemigo en casa, Manuel Rivas es un hombre imputado y caradura que nos echa en cara facturas atrasadas de contratos en precario, que vienen de la época socialista y que él no solucionó en cuatro años. Es difícil llegar a acuerdos con alguien que defiende el no por sistema.

Comentarios