jueves 26/11/20

La Xunta inicia la demolición del geriátrico de Monticaño

El esqueleto de la edificación levantada por la Fundación San Rosendo llevaba 17 años en la ilegalidad
Las máquinas iniciaron el derribo de la instalación | pedro puig
Las máquinas iniciaron el derribo de la instalación | pedro puig

La empresa Demoliciones Javier Ares, por encargo de la Axencia de Protección da Legalidade Urbanística (APLU), inició ayer la demolición del geriátrico de Monticaño (Pastoriza), un enorme esqueleto que llevaba casi dos décadas en la ilegalidad.

Las máquinas trabajan desde la mañana de ayer en el derribo, ordenado hasta en tres ocasiones, y cuyo proyecto se adjudicó en agosto de 2019. Las tareas, indica la APLU, tendrán una duración de tres meses.

La Xunta, en 2004, y el Tribunal Superior de Xustiza de Galicia (TSXG), en 2010 y 2011, ordenaron derruir este esqueleto, que fue viendo pasar los años sin que se tomasen medidas concretas.

La Fundación San Rosendo fue la promotora de la edificación y fue instada en numerosas ocasiones a proceder al derribo  tras la sentencia del TSXG, algo que incumplió y que le ocasionó diversas multas por un valor de 60.000 euros.

En su momento, la intención del Ayuntamiento de Arteixo, con Carlos Calvelo a la cabeza, fue legalizar el inmueble redactando un plan especial para la zona en el que se incluyesen los usos dotacionales, deportivos y culturales, con la residencia, unas pistas polideportivas y el centro de interpretación del cabo de Cociñadoiro, sufragado por la Autoridad Portuaria.

Las obras del asilo, que llevaba a cabo la Fundación San Rosendo, fueron paralizadas en 2003 por carecer de licencia. El Ayuntamiento, indicaba Calvelo entonces, le dio permiso solo para movimiento de tierras y no para iniciar los trabajos de construcción del centro.

Los restos del geriátrico permanecían más o menos ocultos hasta el año pasado entre la maleza y los árboles de la zona, pero una tala masiva los dejó al descubierto y reavivó las críticas sobre la instalación, a pocos metros del parque forestal de Monticaño.

Comentarios