viernes 18.10.2019

Un vertido al río Mendo obliga a cerrar la captación de agua para el abastecimiento de Oza-Cesuras

El depósito de Seixas tiene una capacidad de 600.000 litros, lo que garantiza el suministro
El personal cerró la entrada de agua y advirtió de inmediato al Seprona de la Guardia Civil
El personal cerró la entrada de agua y advirtió de inmediato al Seprona de la Guardia Civil

El Ayuntamiento de Oza-Cesuras cerró la entrada de agua en la Estación de Tratamiento de Agua Potable (ETAP) después de detectar la presencia de contaminada a la altura de la captación en el río Mendo. La empresa concesionaria del servicio procedió a su clausura inmediata, y denunció la situación al Seprona (Servicio de Protección de la Naturaleza).

Según explicaron, las alarmas saltaron al comprobar que el agua del río presentaba una gran turbidez y desprendía un fuerte olor a purín, precisaron desde el Ayuntamiento de Oza-Cesuras.

Ante esta situación, el encargado avisó a los agentes del Seprona de la Guardia Civil, que, acompañados por técnicos de Aguas de Galicia, de la concesionaria y del departamento municipal de Obras y Servicios, iniciaron la oportuna investigación recorriendo el cauce aguas arriba de la captación para encontrar el origen de la contaminación y el  punto de vertido al Mendo.

Suministro
Según se indica desde la empresa, el agua contaminada no llegó al interior de la planta y por tanto la red de abastecimiento está en óptimas condiciones, por lo que el agua que llega a los domicilios se puede consumir con total normalidad, confirmó el propio Gobierno de Oza-Cesuras. 

En este sentido, los responsables municipales señalan que el depósito de agua de la ETAP de Seixas tiene una capacidad de 600.000 litros, lo cual garantiza el abastecimiento de Oza-Cesuras.
Además, se está bombeando agua desde la ETAP de A Regueira, en Oza, con lo cual el suministro se está dando con total normalidad, también a Cesuras. 

El agua se está conduciendo desde la ETAP de A Regueira a la de Seixas, a través de un by-pass construido con el objeto de evitar cortes de agua ante episodios de contaminación como el que se está produciendo o sequía como la que afectó en 2017 a Galicia.

Los técnicos de la empresa concesionaria del servicio señalan que, a la espera de las analíticas tendrán que pasar al menos 48 horas hasta que el vertido se diluya y el agua pueda ser bombeada desde el punto de captación a la Estación de Tratamiento de Agua Potable (ETAP) de AS Seixas, debido a la gran presencia de contaminantes en el Mendo.

El alcalde de Oza-Cesuras, Pablo González Cacheiro, consideró este suceso un “atentado medioambiental” y expresó su agradecimiento a los empleados de la empresa concesionaria del abastecimiento, a Aguas de Galicia, al Seprona y los miembros del servicio de obras por su esfuerzo para solucionar el problema y esclarecer los hechos.

Comentarios