jueves 24/9/20

Vecinos de O Rañal denuncian carreras ilegales de coches en el paseo marítimo

El núcleo de O Rañal ha tenido una semana de sobresaltos. Si el pasado lunes dos coches recorrían a toda velocidad el paseo marítimo –por una zona que es peatonal–, al día siguiente, unos desconocidos rompían la cristalera del local del club de fútbol para intentar robar.

unos desconocidos rompieron la cristalera del local 	quintana
unos desconocidos rompieron la cristalera del local quintana

El núcleo de O Rañal ha tenido una semana de sobresaltos. Si el pasado lunes dos coches recorrían a toda velocidad el paseo marítimo –por una zona que es peatonal–, al día siguiente, unos desconocidos rompían la cristalera del local del club de fútbol para intentar robar.

Por un lado, un vecino de la zona asegura haberse sorprendido “pola velocidade á que circulaban” los coches, aunque destaca lo habitual que es ver vehículos por el paseo, a pesar de ser una zona peatonal, la cual, casi no está iluminada.

Desde el Ayuntamiento apuntan que se ha colocado la señalización de prohibido el paso para vehículos. Además, indican que hay percebeiros que sí tienen autorización para circular por los carriles peatonales en determinados tramos.

Pero, ese mismo día, el presidente del club de fútbol de O Rañal, Jesús Iglesias, señala que vio dos coches que andaban por la zona del campo de fútbol. “Chamáronme e acerqueime a ver que pasaba”, cuando llegó, al parecer, los jóvenes se fueron para el área del aparcamiento y se acercó hasta ellos para preguntarles qué hacían por allí.

“Dixéronme que se perderan, e despois marcharon polo paseo adiante”. Aunque extrañado de que alguien pudiera terminar en O Rañal, se fue a su casa sin darle mayor importancia.

Sin saber si está relacionado o no el suceso, lo cierto es que al día siguiente, “intentaron roubar no local”. En este sentido, asegura que algún vecino se percató de que había alguien por las inmediaciones del recinto y, entonces, “berroulles e espantaron”.

Aunque fueron interrumpidos, les dio tiempo a romper la cristalera. Iglesias cree que debieron de utilizar “unha maza para rompelo”, por el grosor de un cristal que cuesta “uns mil euros”. n

Comentarios