lunes 24.02.2020

Una valla metálica cierra ya parte del perímetro del campo de golf de Xaz

El complejo deportivo y residencial de Dorneda ocupa una superficie de 700.000 metros cuadrados
Operarios de la empresa encargada de las obras iniciaron la instalación de la valla a principios de esta semana
Operarios de la empresa encargada de las obras iniciaron la instalación de la valla a principios de esta semana

Una valla metálica ya cierra parte del perímetro que ocupará el futuro campo de golf que se construirá en el complejo residencial y deportivo de Xaz, en la parroquia de Dorneda.

Operarios de la empresa encargada de esta notable obra iniciaron a principios de esta semana la instalación de la verja a lo largo de la senda peatonal que se está construyendo en los márgenes de la vía autonómica AC-181.

El cierre, no obstante, es totalmente diáfano por lo que se podrán contemplar sin cortapisas las panorámicas que desde ese núcleo de Oleiros se ofrecen del litoral coruñés.

Tráfico rodado 
Las obras del complejo residencial, por su parte, continúan a buen ritmo y en este momento se centran en la construcción de vías, tanto para el tráfico rodado interior como exterior, y la instalación de alumbrado público.

Así, en la autonómica AC-181 ya se pueden ver varias glorietas con las que se pretende dar fluidez a los vehículos.

Asimismo, se han construido rotondas en la provincial DP-5812, que enlaza Santa Cruz y Meirás, y que se convertirá en el principal acceso a la Vía Ártabra para los residentes en el complejo. No obstante, el cambio más radical se aprecia en el interior del recinto ya que los caminos y las fincas han dejado paso a amplios viales perfectamente asfaltadas.

Seiscientas viviendas
El proyecto de la urbanización de Xaz contempla una zona residencial de 600 viviendas. Se trata de una actuación que ocupará una superficie de 700.000 metros cuadrados y que reportará al Ayuntamiento la cesión de zonas verdes, entre las que se encuentra un castro y un bosque, ambas de elevado valor cultural y paisajístico.

La construcción del campo de golf, más la cesión del pazo de Xaz, que se convertirá en sede social de un club deportivo, constituye la pieza central de esta actuación urbanística, cuyo ámbito de influencia es de 1.140.000 metros cuadrados, contando la zona urbanizable y los espacios verdes de titularidad municipal.

La empresa que gestionará el complejo deportivo estará obligada a conservar la vegetación actual de la zona en aquellos puntos no considerados zona de juego de los 18 hoyos. Además, está previsto que el futuro recinto urbanístico disponga de viviendas de protección oficial.

Comentarios