domingo 20.10.2019

Vales Villamarín “regresa” a Betanzos

Entre los 50 y los 60 del Siglo XX, Francisco Vales Villamarín depositó en el Museo de Belas Artes de A Coruña, de cuyo patronato era miembro, una serie de medallas conmemorativas y una poesía, de puño y letra de Sofía Casanova, dedicada a Os Caneiros ante la inexistencia de un espacio similar en Betanzos.

Vales Villamarín y una de las medallas, la que conmemora la Exposición Internacional de París de 1878
Vales Villamarín y una de las medallas, la que conmemora la Exposición Internacional de París de 1878

Entre los 50 y los 60 del Siglo XX, Francisco Vales Villamarín depositó en el Museo de Belas Artes de A Coruña, de cuyo patronato era miembro, una serie de medallas conmemorativas y una poesía, de puño y letra de Sofía Casanova, dedicada a Os Caneiros ante la inexistencia de un espacio similar en Betanzos.
“Don Paco” nunca cejó en su empeño por conseguir un museo para su ciudad natal, e incluso planteó la adquisición del Pazo de Bendaña, la actual sede de la Agencia Tributaria, para el Museo del Traje de As Mariñas. Falleció sin ver cumplido su sueño pero, transcurridos tres decenios desde su muerte, el municipio cuenta con unas magníficas instalaciones que, por expreso deseo de sus descendientes, recibirán en un par de semanas el “material” entregado a A Coruña por el secretario perpetuo de la Real Academia Galega.
“Doy cumplimiento al espíritu nostálgico que él siempre demostró por su pueblo, ‘reposando’ todas sus cosas donde él vio la luz primera y en donde descansa”, resume el menor de sus vástagos, José Domingo. El lunes 18, la directora del Museo de Bellas Artes de A Coruña hará entrega a la familia de los objetos allí depositados por Vales. Un día después, serán recibidos por el alcalde, Ramón García Vázquez, con el compromiso de exponerlos en el Museo das Mariñas.
En el momento en que inició los trámites, José Domingo expuso su idea al primer edil betanceiro, quien “de forma inmediata, tomó interés en el asunto” para cumplir el deseo primitivo del cronista oficial de Betanzos y, al mismo tiempo, dotar la ciudad de una original muestra de medallas, alguna de ellas de gran valor museístico, y del manuscrito de Sofía Casanova que, teniendo en cuenta su simbolismo, habrá de ser expuesta, cuando menos, con los mismos honores que ella brinda a la romería del Mandeo: “Los Caneiros! Poesía /inefable de mi tierra/divinamente pagana/y cristianamente bella”, proclamó la autora coruñesa en los primeros años del XX.
Este depósito añade otro motivo a la dilatada lista de argumentos por los que la capital betanceira debe seguir apostando por Francisco Vales Villamarín como candidato al 17 de Maio.
Las gestiones realizadas en los últimos años no han dado resultado, pero tanto la familia como la corporación están convencidos de que la Real Academia Galega acabará valorando los méritos de quien ejerció de secretario perpetuo de la RAG e inspiró de la Irmandade de Betanzos.

Comentarios