sábado 24.08.2019

La urbanización del centro de Oleiros se inicia con el derribo de tres casas

La reforma del núcleo de A Rabadeira contempla la apertura de calles en el entorno del ayuntamiento

El proyecto urbanístico de A Rabadeira contempla el derribo de las tres viviendas y de dos naves y un viejo cobertizo
El proyecto urbanístico de A Rabadeira contempla el derribo de las tres viviendas y de dos naves y un viejo cobertizo

Las obras de urbanización del centro de la parroquia de Oleiros dieron comienzo con el derribo de tres viviendas ubicadas en el núcleo de A Rabadeira. El proyecto, que cuenta con un presupuesto de casi 660.000 euros, lo impulsa el propio Gobierno local con el objetivo de abrir nuevas calles y completar el espacio urbano existente en las inmediaciones de la casa consistorial. Contempla la construcción de cuatro bloques de viviendas con bajo, dos plantas y bajo cubierta.

Según fuentes municipales, en total se levantarán más de cuarenta viviendas, de ellas casi la mitad serán de protección oficial.

Los cuatro inmuebles se construirán al borde de la plaza de A Rabadeira, sobre los terrenos de una antigua carpintería, lo que supone el derribo, además de las tres viviendas, de dos naves y un viejo cobertizo.

Fases 
Está previsto que la urbanización se lleve a cabo en dos fases. En primer lugar se construirán las vías, zonas verdes y las calles; para más adelante, queda la construcción de los cuatro bloques de viviendas.

Asimismo, durante la primera fase se talarán o trasplantarán los árboles existentes y después se creará un pequeño parque que incluirá madroños, camelias, juníperos, catalpas, espino albar y arbustos.

El Gobierno local, que preside Ángel García Seoane, destacaba, en su momento, que con este desarrollo urbanístico se aumentará el parque público y la plaza de A Rabadeira, además de las vías existentes en el entorno, junto con la apertura de una nueva calle que conectará la plaza de Galicia con la urbanización Obelisco.

Se da la circunstancia de que este entorno en la capital municipal es, precisamente, uno de los que cuentan con menor superficie de zona verde y dotación pública.

Así, el derribo de un muro que ahora separa los terrenos a urbanizar y la plaza de A Rabadeira será demolido y permitirá ampliar la zona de juegos infantiles, además de dar continuidad a la actual zona verde.

El Ayuntamiento oleirense también se planteó la posibilidad de eliminar o cambiar de ubicación el actual campo de chave que está en los jardines situados en uno de los laterales de la casa consistorial.

Comentarios