viernes 23/10/20

“Lo único malo para el Consorcio con la marcha de Arteixo sería ir a los juzgados”

El presidente del Consorcio As Mariñas y alcalde de Abegondo, José Antonio Santiso, se enfrenta, y con él el resto de integrantes de la entidad, a uno de los momentos más delicados del ente supramunicipal desde el año 2000: el anuncio de abandono de Arteixo. Aunque le resta cierta importancia, es consciente de que si las negociaciones no fuesen por buen camino el primer perjudicado sería el Consorcio.

José Antonio Santiso recuerda que Arteixo todavía no se ha prestado a negociar su marcha del Consorcio	pedro puig
José Antonio Santiso recuerda que Arteixo todavía no se ha prestado a negociar su marcha del Consorcio pedro puig

El presidente del Consorcio As Mariñas y alcalde de Abegondo, José Antonio Santiso, se enfrenta, y con él el resto de integrantes de la entidad, a uno de los momentos más delicados del ente supramunicipal desde el año 2000: el anuncio de abandono de Arteixo. Aunque le resta cierta importancia, es consciente de que si las negociaciones no fuesen por buen camino el primer perjudicado sería el Consorcio.

Arteixo ya dijo que abandonaba el Consorcio As Mariñas. ¿Qué futuro le espera al ente supramunicipal? 
En el momento que la corporación de Arteixo decida presentar por escrito su baja en el Consorcio, habrá que llevar a cabo una reestructuración de los servicios que presta. El Consorcio nunca fue nueve municipios independientes, existen rutas que afectan a zonas limítrofes de Culleredo y Arteixo y habrá que modificarlas. Habrá también que reducir el número de empleados en función de los que se vayan para Arteixo. Yo como presidente ya me he reunido en dos ocasiones con el comité de empresa y esté será el que tenga que negociar con el Ayuntamiento arteixán como se llevará a cabo el cambio. Debo decir que las condiciones laborales de los empleados del Consorcio son mejores que las que presumiblemente les dé Arteixo. Me preguntabas que iba a pasar con el Consorcio. Pues nada en absoluto. Aunque se cree el Área Metropolitana en un futuro, la basura va a tener que continuar recogiéndose y cada ayuntamiento tendrá que hacerlo como buenamente pueda.

Es decir ¿nadie se va a enterar de que Arteixo abandona la entidad? 
Lo único que se va a percibir es que se va a reducir la cantidad de basura que haya que recoger. Es evidente que Arteixo es uno de los ayuntamientos que más basura genera, no solo por el número de habitantes si no también por la cantidad de industria que tiene. Genera mucho gasto, pero también muchos ingresos. En volumen creo que es la zona que más residuos genera. Lo que va a ocurrir es que va a haber menos basura y por lo tanto menos ingresos. Lo que sí es cierto es que tenemos una concesión hasta finales de 2025 y habrá que calcular que perjuicio supone para el Consorcio que se vaya Arteixo, porque el acuerdo con la concesionaria es del Consorcio no de los ayuntamientos que lo componen. Así que después tendremos que repercutírselo. Hay que calcular cuanto supone la renovación del material que se va a realizar a mediados de la concesión y también que penalización se le aplica a Arteixo por incumplir el contrato. 

La penalización ¿cuál va a ser? 
Eso hay que calcularlo. Lo harán los servicios técnicos y económicos y si no habrá que contratar una empresa externa. Tenemos que partir de la base de que cuando se hizo la concesión, la empresa aportó seis millones de euros al Consorcio para que se hiciesen campañas de sensibilización, entre otras acciones. Pero todavía no está calculado porque hay que hacer inventario de todos los bienes existentes en este momento. También habrá que ver que hace Arteixo con la basura, porque si no la lleva a Nostián la penalización será mucho mayor. En previsión de lo que pueda pasar ya estamos preparando un superávit en los presupuestos del Consorcio por si se encarece el servicio. Pero lo que sí no vamos a hacer es encarecer el recibo a los vecinos. Si con la marcha de Arteixo se produjese un desfase económico lo utilizaríamos para pagar a la concesionaria y no para dárselo a Arteixo, eso está muy claro. Todos los años contamos con un remanente de unos cinco millones de euros.

¿La negociación como cree usted que va a ser? 
Estoy seguro de que las negociaciones van a ir por buen camino. Llevamos tiempo diciéndole a Arteixo que nos enviase a sus servicios técnicos y económicos para iniciar las negociaciones. Todavía no lo ha hecho, por cierto, pero vamos a intentar que sean buenas, con una empresa externa, aséptica que sirva de árbitro. Y si finalmente Arteixo no se aviene a un acuerdo pues acabará, como ya se nos dijo, en el juzgado. Esta última posibilidad si supondría un problema para el Consorcio

¿Por qué un problema para el Consorcio? 
Por una razón muy sencilla. Si Arteixo se plantea ir a los juzgados, la penalización no tendría que asumirla este municipio ya que el acuerdo con la empresa concesionaria lo firmó el Consorcio, no Arteixo. Si Arteixo tuviese que indemnizar y no lo hace, el Consorcio tendría que asumir esa indemnización.

Arteixo tiene entonces como vulgarmente se dice “la sartén por el mango”. 
Ya, pero si no hace frente a su deuda, más adelante tendrá que hacerlo con intereses. Una cosa es no solucionar la cuestión en este momento y otra muy distinta dejar una hipoteca para el futuro. Somos conscientes de que Arteixo va a jugar con esa baza durante la negociación, pero ellos sabrán lo que hacen. Con esas bazas siempre suelen jugar los que no tienen la razón. La amenaza del juzgado siempre se utiliza cuando no quieres asumir tus compromisos. El Consorcio sí quiere cumplir sus compromisos pero también tiene que velar por los intereses de los vecinos. Si dejásemos que Arteixo se fuese sin arreglar todos los asuntos, los que tendrían que pagar serían los habitantes que se quedan en el Consorcio no los de Arteixo. Arteixo parece no acordarse que el resto fuimos solidarios con él cuando había una cantidad ingente de personas que no abonaban la recogida de basura. Ahora es muy fácil poner en marcha un servicio municipalizado cuando fue el Consorcio el que financió la elaboración de un padrón, con el coste político que aquello supuso. n

Comentarios