domingo 20/9/20

Los técnicos aconsejan ampliar la capacidad del canal del río Maior contra las inundaciones

Tres meses después del acuerdo alcanzado entre el Ayuntamiento de Sada y la Empresa Municipal Augas de La Coruña, está presentó el informe elaborado en colaboración con los técnicos municipales

El acto tuvo lugar en el auditorio de la Casa da Cultura Pintor Lloréns
El acto tuvo lugar en el auditorio de la Casa da Cultura Pintor Lloréns

Tres meses después del acuerdo alcanzado entre el Ayuntamiento de Sada y la Empresa Municipal Augas de La Coruña, está presentó el informe elaborado en colaboración con los técnicos municipales y con la asistencia de la Universidad de A Coruña. Las conclusiones del estudio, que analizó “desde o punto de vista hidráulico e hidrolóxico” las inundaciones de marzo, se dieron a conocer durante un acto público en el auditorio de la Casa da Cultura Pintor Lloréns.
Los resultados apuntan a un evento de precipitación continuada en el tiempo, “cunhas intensidades que non foron excesivamente elevadas, pero cunha altura de precipitación acumulada en 24 horas moi pouco frecuente” y a que el período de retorno asociado a la precipitación acumulada en 24 horas es de unos 25 años, porque es precisamente esa precipitación continuada la que “xerou a saturación progresiva do terreo, co consecuente aumento do caudal circulante polos ríos Maior e Fontoira”. El caudal alcanzó su máximo coincidiendo con la pleamar y en la combinación de estos factores estaría la clave de las inundaciones de Sada.
Ahora, con la idea de evitar incidentes similares, “xerouse un modelo numérico de inundación bidimensional do núcleo urbano” y, a partir de la comparación de los resultados de este sistema con la extensión y cotas de marzo, “estimouse que o caudal total achegado foi de aproximadamente 13 metros cúbicos por segundo”, lo que provocó el desbordamiento del canal principal del río Maior, debido principalmente a la escasa capacidad de desagüe de los cuatro ovoides existentes actualmente en la desembocadura, que entraron en carga y causaron una “sobre elevación nos tramos situados augas arriba, que provocaron a inundación de Cantalarrana”.
Así, una de las medidas necesarias pasa por cambiar esos cuatro ovoides por una “sección en caixón similar”, si bien deberá complementarse con otras acciones enfocadas a “diminuír a escorrentía superficial”, incluida la que se genera en la superficie impermeable del Polígono de Bergondo, así como el acondicionamiento de áreas inundables.
En cualquier caso, todas ellas deberán ir siempre acompañadas de una mejora de la capacidad hidráulica del canal en el núcleo de Sada, “xa que a capacidade de desaugadoiro actual é moi limitada”, apuntaron.

Comentarios