lunes 18/1/21

La situación económica de la empresa lleva a licitar de nuevo la obra de Tatín

La Diputación de A Coruña procederá, de forma inminente, a ejecutar medidas provisionales para incrementar la seguridad en la CP-0807, ante la paralización que sufren las obras de ampliación por la situación de suspensión de pagos en la que ha entrado la empresa adjudicataria, según confirmó este lunes el Ayuntamiento de Bergondo.

La tala de árboles continuó ayer en Guísamo quintana
La tala de árboles continuó ayer en Guísamo quintana

La Diputación de A Coruña procederá, de forma inminente, a ejecutar medidas provisionales para incrementar la seguridad en la CP-0807, ante la paralización que sufren las obras de ampliación por la situación de suspensión de pagos en la que ha entrado la empresa adjudicataria, según confirmó este lunes el Ayuntamiento de Bergondo.
En el momento en que pararon las obras, las administraciones local y provincial coincidieron en la necesidad de acometer actuaciones provisionales en la zona porque la actuación quedó “a medio hacer, con aceras en tierra y zanjas en la calzada”, explicó la alcaldesa, la socialista Alejandra Pérez Máquez.
La regidora aseguró que desde entonces había venido insistiendo en la “urgencia de estas medidas” ante el organismo que preside el popular Diego Calvo. Ahora, una vez que la Diputación de A Coruña ha resuelto la situación jurídica generada, ya encargó estos trabajos, que tienen como objetivo asegurar la zona durante el tiempo que tardará en realizarse la necesaria nueva licitación para finalizar el proyecto, algo que administrativamente requerirá varios meses al organismo provincial, precisó Pérez.
Las obras paralizadas eran una segunda fase de la remodelación de CP-0807, entre Gandarío de Abaixo y San Vicente de Moruxo, pasando por Tatín.
La obra contempla la ampliación de la calzada y la construcción de aceras, una imperiosa necesidad para los vecinos de la parroquia de Moruxo. “El mal tiempo genera importantes molestias a los vecinos, dada la situación en que quedó la carretera”, apuntan desde el Ayuntamiento de Bergondo.
El gobierno local insistió en que en os últimos meses reiteró la necesidad de adoptar medidas provisionales y de proceder a una nueva contratación por parte de la Diputación para proseguir las obras y evitar algún riesgo a los residentes en  Tatín. Ahora, el consistorio bergondés confía en que “los trabajos se agilicen al máximo para dar respuesta a los vecinos, quienes llevan mucho tiempo aguardando por una solución a la problemática generada”, concluyó Pérez. n

Comentarios