Miércoles 12.12.2018

La seguridad vial, la asignatura pendiente del área de A Coruña

El mapa de protestas de los ciudadanos revela que le dan un suspenso al estado de la red de carreteras

La movilidad es la asignatura pendiente del área metropolitana de A Coruña. Además, teniendo en cuenta las movilizaciones que desde hace más de un decenio se suceden en los municipios del entorno, también suspende en seguridad vial, a la espera de actuaciones en Oleiros, CulleredoBergondo, Coirós, Carral, Aranga, Cambre, Betanzos, Arteixo… 
Ni “antisistema” ni violentos, ni campañas precipitadas a golpe de ratón en internet. Las protestas las encabezan los vecinos de los núcleos afectados, madres y padres, estudiantes y trabajadores que no han dudado en echarse a la carretera para exigir medidas que eviten situaciones de riesgo para peatones y conductores o, cuando menos, las minimicen y alivien los accesos a A Coruña.
Los últimos en salir a la calle han sido la comunidad educativa del Centro de Formación y Experimentación Agraria de Guísamo y los empresarios del Polígono de Bergondo. Demandan una pasarela sobre la N-VI a la altura de Bos. Cuestionan la alternativa propuesta por el Ministerio de Fomento, que plantea incidir en la señalización horizontal y colocar indicativos verticales LED P-20. 

Indignación
Las concentraciones de las últimas semanas han puesto de relieve la rabia acumulada y la indignación compartida que, meses atrás, también asomaron en Guísamo, donde el atropello de un adolescente agotó la paciencia vecinal, y en Cortiñán, donde, después de incontables accidentes y otras tantas protestas, se suprimió el carril lento para sustituirlo por otro de incorporación, desde el límite con Betanzos hasta el cruce de Vixoi. Pero sin resultados, según los usuarios, que denuncian el peligro al que deben enfrentarse cada día “porque –dicen– nadie respeta el 50”.  Todos conviven con la Nacional-VI. 
En la comarca betanceira, el mapa de las movilizaciones lo completan A Castellana, en Aranga, y Querís, en Coirós. En respuesta a las reivindicaciones en este último punto, donde se promovió una campaña de recogida de firmas, Madrid prometió una inversión de más de 600.000 euros que –sin embargo– no contempla propuesta de Presupuestos Generales del Estado (PGE).
En este sentido, los municipios afectados advierten de que los recursos son escasos para atender “demandas históricas” como la de la seguridad en la Nacional-VI. 
 La situación es distinta en la comarca coruñesa donde, aunque si bien no es la primera vez y en las ocasiones anteriores los números no implicaron actuaciones, el documento presupuestario presentado por el Gobierno de Rajoy contempla una importante inversión para el cruce de SolyMar, en Oleiros. E incluso superior a la previsto para la ampliación de Alfonso Molina, principal acceso a A Coruña.

Insuficiente
Con todo, los números siguen sin dar respuesta a las movilizaciones sociales, como apuntó el alcalde oleirense: “Nadie contaba con milagros”, señaló Ángel García Seoane.
Para el mandatario, en este momento, solo la mejora de SolyMar “puede ser posible” pues, de lo contrario, “habría un problema muy grande con el Ayuntamiento de Oleiros”.
Así, a la espera de que las cifras se traduzcan en obras, para los vecinos la red viaria del área suspende en seguridad.

Comentarios