jueves 22.08.2019

Sada solicita a Patrimonio que abra un expediente ante “os incumprimentos” en el Pazo de Meirás

El Ayuntamiento de Sada se siente perjudicado por la situación que se vive con el pazo de Meirás y su régimen de visitas, ya que están recibiendo quejas tanto.

El pazo de Meirás debe abrirse, como mínimo, cuatro días al mes	pedro puig
El pazo de Meirás debe abrirse, como mínimo, cuatro días al mes pedro puig

El Ayuntamiento de Sada se siente perjudicado por la situación que se vive con el pazo de Meirás y su régimen de visitas, ya que están recibiendo quejas tanto en la Oficina de Turismo como en los perfiles de las redes sociales del consistorio acerca de una problemática que no es nueva.
“Segue a provocar decepción e contrariedade aos visitantes que queren acceder a él debido que a que lles é imposible realizar a visita que teñen solicitada ou mesmo reservar día para facela”, señala el concejal de Turismo, Xosé Lois Suárez Becerra, quien anunció que pedirá a la Dirección Xeral de Patrimonio que abra un expediente “que depure responsabilidades”.
A juicio del edil, esta situación supone un “insulto á intelixencia dos sadenses”, por lo que espera que pronto vuelve a la normalidad, es decir, que cumpla, “punto por punto”, el contenido de la declaración de Bien de Interés Cultural (BIC).
Este problema con las visitas a las Torres de Meirás, añade Suárez Becerra, está directamente relacionado con dos motivos. Por un lado, que la Xunta no permita que sea el Ayuntamiento el que las gestione, como así se le planteó al Gobierno gallego –“recibín unha contundente negativa baseada nunha vaga argumentación”, recuerda el concejal–, y por otro, una “deixadez de funcións” en este aspecto.
De este modo, desde la Concejalía de Promoción Económica y Turismo vuelven a reclamar que les cedan esa competencia en la gestión de las visitas al pazo “en beneficio do interese xeral e supremo de todos e todas”, ya que ese será, subrayan, “o mellor xeito de solucionar isto, dadas as circunstancias”. 
Es más, la impresión que tienen en el Ayuntamiento es de que “semella que todos queren lavarse as máns” con respecto al pazo de Meirás, mientras que la administración local no tiene problemas, asegura, en ponerse “máns á obra”.

nada nuevo
Esta situación no es nada nuevo ya que desde que se abriera por primera vez, a finales de abril de 2011, las visitas han supuesto un motivo de polémica por la poca disposición no solo de la familia Franco –propietaria del inmueble–, sino, como denuncian desde varios ámbitos, por la “connivencia” de la Xunta con ellos al no obligarles a abrir escrupulosamente los cuatro días al mes que marca la ley para los BIC y dando facilidades para los ciudadanos que querían recorrer sus instalaciones.
Así, el primer año cerró durante el mes de agosto porque los Franco querían pasar allí sus vacaciones; al año siguiente no abrió hasta que transcurrieron varios meses y en años sucesivos también se contabilizaron trabas de varios tipos.
“O pazo debe estar ao servizo de todos e todas as sadenses e visitantes que queiran achegarse a él e non ser o cortello duns poucos”, manifestó por último Suárez Becerra.

Comentarios