jueves 22.08.2019

La Xunta espera la propuesta de los Franco para reabrir Meirás este año

Mediados de marzo y sin noticias de la apertura del pazo de Meirás. No es una novedad que, a punto de alcanzar la primavera, este Bien de Interés Cultural (BIC) esté cerrado al público y no se adivine siquiera cuándo podrá visitarse.

El año en el que más tarde se abrió el pazo fue 2013, ya que hubo que esperar hasta julio	pedro puig
El año en el que más tarde se abrió el pazo fue 2013, ya que hubo que esperar hasta julio pedro puig

Mediados de marzo y sin noticias de la apertura del pazo de Meirás. No es una novedad que, a punto de alcanzar la primavera, este Bien de Interés Cultural (BIC) esté cerrado al público y no se adivine siquiera cuándo podrá visitarse, como así lo indica la ley para este tipo de inmuebles, que deben abrir al menos cuatro días al mes.
El departamento autonómico de Patrimonio, dependiente de la Consellería de Cultura, tampoco dice mucho más al respecto. Simplemente que desde la Xunta han enviado la solicitud a los representantes de los propietarios –la familia Franco– para que estos les transmitan qué días van a querer que se abra el pazo a lo largo de este 2014.
Plazos tampoco se conocen. Es decir, Patrimonio no se pronuncia sobre si hay una fecha para que los dueños de las Torres de Meirás contesten a su petición, por lo que la apertura en el que sería su cuarto año es una incógnita.

misma situación
Así, sin un calendario ya fijado para que el recinto que fuera residencia de verano del dictador Francisco Franco –y que siguen disfrutando sus herederos normalmente también en época estival– sea accesible para el público en general, se repite la historia de años precedentes.
Es decir, que desde que el 25 de marzo de 2011 –hace por tanto tres años– se abrieran sus puertas por primera vez, no ha habido un solo año en el que se haya cumplido el artículo 13 de la Ley de Patrimonio Histórico Español, en la que se dice que “los propietarios y, en su caso, los titulares de derechos reales sobre tales bienes (...) están obligados a permitir y facilitar (...) su visita pública, en las condiciones de gratuidad que se determinen reglamentariamente, al menos cuatro días al mes, en días y horas previamente señalados”.
Sí especifica en ese mismo artículo que el cumplimiento de esta obligación “podrá ser dispensado total o parcialmente por la administración competente –en este caso la Xunta– cuando medie causa justificada”. No obstante, preguntada la Xunta sobre si se planteaban sanciones en este caso para los propietarios del BIC, este diario no obtuvo respuesta.

un año cerrado
Hay que recordar que aquel año 2011, desde su apertura a finales del mes de marzo, el inmueble cerró sus puertas en el mes de agosto porque los Franco querían veranear allí.
Esa fue la justificación ofrecida entonces desde la Xunta. Al año siguiente, en 2012, no se abrió al público hasta el 6 de abril, aunque en esta ocasión sí se pudo visitar en agosto.
Pero, sin duda, el año 2013 fue el que más se hizo de rogar una apertura que por ley debe producirse todos los meses del año. No fue hasta el 19 de julio cuando los primeros visitantes accedieron al pazo. Es decir, que de los tres años que han pasado desde su apertura, el pazo de Meirás ha estado –contando el tiempo transcurrido de este 2014– más de 12 meses cerrado.

balance 2013
Tampoco se conoce el dato de visitas totales del pasado año al BIC, aunque es de esperar que sea mucho menor al de los ejercicios posteriores debido a que apenas se abrió seis meses.
Hay que señalar que durante el primer año, 2011, se produjeron algo más de 1.200 visitas a este Bien de Interés Cultural, una cifra que prácticamente se duplicó al año siguiente, cuando los que tuvieron la oportunidad de participar de un paseo guiado rondaron los 2.300.

Comentarios