Reportaje | Un siglo y un decenio de la primera traída de agua en la ciudad

La Estación de Tratamiento de Agua Potable (ETAP) de Cañás, en Carral, acaba de cumplir –en enero– sus 110 años en funcionamiento. Supuso la primera traída de agua de la ciudad de A Coruña y propició el crecimiento de la urbe, que se abastecía del río Barcés, a principios del siglo XX.

Reportaje | Un siglo y un decenio de la primera traída de agua en la ciudad
Las obras de construcción del primer edificio | emalcsa
Las obras de construcción del primer edificio | emalcsa

La Estación de Tratamiento de Agua Potable (ETAP) de Cañás, en Carral, acaba de cumplir –en enero– sus 110 años en funcionamiento. Supuso la primera traída de agua de la ciudad de A Coruña y propició el crecimiento de la urbe, que se abastecía del río Barcés, a principios del siglo XX.
Las instalaciones empezaron su andadura el 1 de enero de 1908. Según explica Emalcsa en “Historia y vida de A Coruña a través del agua”, en aquel entonces la estación era poco más que una tubería de toma y una presa con las que amortiguar la corriente del río y retirar los desechos que arrastraba. Junto a ellas vivía el vigilante del recinto, que controlaba el suministro de agua patrullando a caballo por la red de distribución, por si alguien robaba agua para sus cultivos.
Para el alcalde de Carral, José Luis Fernández Mouriño, que la primera estación de aguas de la ciudad se ubicase en su municipio fue “un orgullo” y asegura que el agua del Barcés “segue abastecendo a todo o concello e algunhas parroquias de Cambre”. Próximamente, apunta, Augas de Galicia va a invertir 1.364.493,50 euros en la creación de un nuevo depósito de agua tratada, impulsión y bombeo en la ETAP.
“Tratará máis cantidade de auga, prevendo o futuro crecemento de Carral. O edificio, que é modernista, non se vai tocar, e Emalcsa xa encargou un proxecto para facer algunhas restauracións nel”, indica el regidor carralés, que presume del agua del municipio y del valle de Barcia, en su día “despensa de A Coruña”. Cabe pensar que territorio carralés supuso en su día la piedra angular en la que se asentó el crecimiento de la urbe herculina: el pan, el agua y muchas frutas y verduras procedían de allí.
Hasta cien litros por segundo
Hoy, la ETAP de Cañás convive con la más moderna estación de la Telva y garantiza a Carral su suministro de agua en cualquier situación. “Está adaptada a las necesidades tecnológicas actuales, aunque conserva buena parte de la maquinaria instalada en la ampliación de los años 20. Tiene capacidad para tratar hasta cien litros por segundo y su agua supera con nota los requisitos de calidad”, dicen desde Emalcsa, que recuerda que el edificio actual fue diseñado por Gonzalo Esteban Saavedra en 1922 y se inauguró en 1925. Se trata de una estructura de 632 metros cuadrados y 15 metros de alto, con grandes cristaleras y una terraza que sobresale de la fachada principal, desde la que se podían vigilar los depósitos de decantación y la toma del río. Su aspecto recuerda, con salvedades, al edificio de La Terraza de Sada.
Emalcsa añade una curiosidad más. “Fue en Cañás donde se tendió la primera línea telefónica entre dos ayuntamientos de la comarca. Se instaló en 1924 y unía la ETAP de Carral con el depósito de Monte Alto, para poder comprobar que el agua llegaba correctamente”, concluyen.