Reportaje | El balonazo que le recortó cinco minutos a la verbena de Vilaboa

Eran las 02.55 de la madrugada y El Combo Dominicano estaba a punto de terminar su actuación en la verbena de Vilaboa. De repente, uno de sus cantantes recibió un balonazo, lo que provocó su indignación

Reportaje | El balonazo que le recortó cinco minutos a la verbena de Vilaboa
Imagen de El Combo en Vilaboa, el pasado lunes | culleredo city
Imagen de El Combo en Vilaboa, el pasado lunes | culleredo city

Eran las 02.55 de la madrugada y El Combo Dominicano estaba a punto de terminar su actuación en la verbena de Vilaboa. De repente, uno de sus cantantes recibió un balonazo, lo que provocó su indignación y enfado, así como una despedida precipitada de la banda musical.
Por las redes sociales se inició, entonces, un rumor sobre el incidente, que aseguraba que El Combo había tenido que finalizar antes de tiempo su espectáculo tras sufrir “un lanzamiento de objetos” por parte del público. Ayer miembros del grupo desmentían esa información y aseguraban que el golpe con el balón no había provocado daños ni a su cantante ni a los equipos musicales, algo que también confirmaron desde el Ayuntamiento y las fuerzas de seguridad, alegando que no se han producido incidencias de seguridad en esta edición de los festejos de Vilaboa.
A pesar de todo, la vida del cantante de orquesta no es fácil. “A veces pasan cosas así, depende de como vaya la gente. Nos han tirado de todo, el otro día fue un balón pero otras veces han sido cubatas que han caído en la mesa de sonido y hasta pizza... Intentamos tener tapadas las cosas pero a veces el público es incontrolable”, manifestaba ayer un portavoz de El Combo Dominicano, quien añadió que las relaciones con la comisión de fiestas de Vilaboa son “muy buenas”.
Y es que la localidad cullerdense fue noticia ya en 2013, cuando el DJ Kiko Rivera, hijo de Isabel Pantoja, fue agredido con una botella de cristal durante las mismas fiestas. Rivera recibió, también, huevos, pero continuó su actuación hasta que temió por su integridad física y abandonó el recinto escoltado por el personal de seguridad.
La Guardia Civil, Policía Local y Protección Civil de Culleredo pusieron en marcha en los últimos días un dispositivo especial de seguridad por estas celebraciones, que incluyó la regulación del tráfico y atención al ciudadano.
Discordia
Las verbenas se han convertido, últimamente, en objeto de discordia en los ayuntamientos. En 2016, las celebraciones del San Salvador de Bergondo atrajeron a cientos de personas hasta el municipio después de más de un decenio sin verbena, pero provocaron destrozos y robos que hicieron a los vecinos echar de menos los años más tranquilos.
El alcalde de Oleiros, Ángel García Seoane, ya advirtió en su día, tras unas fiestas de Santa Ana de Mera, a El Combo Dominicano que si en sus siguientes actuaciones se producían los mismos altercados que en Mera, prohibiría sus espectáculos en el municipio. Y es que el mismo día de su actuación se produjeron altercados y destrozos en la zona.
El Ayuntamiento de Betanzos, por su parte, también indicó en 2017 que estudiaría otorgar las autorizaciones para las fiestas en función de las orquestas que formen parte del cartel. l