sábado 28/11/20

La oposición denuncia irregularidades en La Terraza y en el puerto de Sada

La fiscalización de la gestión del gobierno local no espera a los plenos. La oposición en la corporación sadense habla ahora de irregularidades en dos de los símbolos del municipio, como son el entorno del edificio modernista de La Terraza y el puerto deportivo.

Imagen facilitada por el PDSP sobre las obras en La Terraza
Imagen facilitada por el PDSP sobre las obras en La Terraza

La fiscalización de la gestión del gobierno local no espera a los plenos. La oposición en la corporación sadense habla ahora de irregularidades en dos de los símbolos del municipio, como son el entorno del edificio modernista de La Terraza y el puerto deportivo.
El PDSP y el BNG, respectivamente, parecieron ponerse ayer de acuerdo para hablar de la misma materia. Hablar de irregularidades urbanísticas en Sada lleva muchos años siendo una práctica habitual. Estén unos en la oposición o en el gobierno.
Sada Popular, que se enfrenta al gobierno un día sí y otro también desde que el alcalde, Ernesto Anido, les cesara de sus funciones en el ejecutivo local, volvió a referirse a las obras que se han realizado en la zona de La Terraza, un tema que les afecta especialmente porque uno de sus ediles, Emilio Gómez López, era responsable de Obras y Servicios cuando se planteó el proyecto.
La polémica generada por la pérdida de la subvención de Vicepresidencia tras no terminar en plazo los trabajos supuso igualmente un cruce de acusaciones entre quienes fueron socios de gobierno y ahora, con la actuación concluida, el resultado no les convence.
De hecho, advierten de que la obra “podría incumplir” uno de los artículos de la legislación gallega en materia de ordenación urbanística y protección del medio rural, en lo que se refiere a la prohibición de que los elementos instalados “limiten el campo visual para contemplar las bellezas naturales, rompan la armonía del paisaje, desfiguren la perspectiva propia del mismo o limiten o impidan la contemplación del conjunto”.
El PDSP se refiere a este artículo en concreto por el hecho de que “el jardín que estaba previsto para todo el contorno se sustituyó por un montículo coronado por un perifollo que distorsiona la visión del edificio modernista”. Asimismo, se preguntan si la “plataforma de hormigón” que termina “en un parterre de gravillón blanco” está acabado o se ha dejado así simplemente “por estética”.
Este grupo ya presentó en el pleno del pasado mes de marzo un ruego en el que solicitaban que se tuviera en cuenta la estética modernista a la hora de dotar de nuevo mobiliario urbano a Sada y, de manera especial, en el entorno de La Terraza.

garantías en el puerto
Siguiendo por el paseo marítimo, el puerto deportivo. Este escenario ha sido y es caballo de batalla en la corporación sadense desde hace casi dos décadas. Y el grupo municipal del BNG ha protestado por la situación de la dársena desde el primer minuto, tanto en la oposición como al frente del gobierno local.
Los nacionalistas se quejan ahora de que Ernesto Anido “non acaba de tomar medidas contundentes para garantir a legalidade urbanística” en estas instalaciones náutico-recreativas, permitiendo con su “pasividade”, señalan, que actividades económicas “que non reúnen as condicións de legalidade esixibles operen nese ámbito nunha clara competencia desleal” con las empresas radicadas en el puerto.
El BNG considera que el alcalde, “sabedor desta circunstancia”, no está haciendo todo lo que está en su mano. En este sentido, recuerdan que en noviembre de 2013 “ordenou a apertura dun expediente de reposición da legalidade urbanística por dúas casetas instaladas por parte de Marina Sada –la concesionaria– sin a correspondente licenza municipal”. La formación nacionalista se hizo eco del “malestar” de los empresarios del puerto deportivo, que se sienten “desamparadas” por esta “competencia desleal tolerada e amparada polo alcalde e por Portos de Galicia”.
En lo que respecta al ente autonómico, el BNG denunció que sigue permitiendo “actuacións caciquiles, tratos de favor e discriminacións intolarables”, ya que hay empresas a las que se les impide operar dentro de la dársena por el “simple motivo excluinte da concesionaria ou enemizades personais”. n

Comentarios