jueves 22/10/20

Oleiros exige un colegio porque la crisis dispara los traslados de centros privados a públicos

La actual situación económica ha dado un nuevo argumento al alcalde de Oleiros, Ángel García Seoane, para exigir la construcción de otro colegio para el municipio.

La actual situación económica ha dado un nuevo argumento al alcalde de Oleiros, Ángel García Seoane, para exigir la construcción de otro colegio para el municipio.

En este ocasión, el regidor afirma que gran cantidad de familias residentes en Oleiros han retirado a sus hijos de centros educativos privados porque debido a la crisis no pueden costearse las matrículas.

Este hecho ha supuesto un incremento de las solicitudes para ingresar en alguno de los colegios públicos del municipio.

El alcalde afirma que las familias optan por matricular a sus hijos en la escuela gratuita

Según el regidor, esta misma semana mantuvo una reunión con los responsables de los distintos centros y todos mostraron su preocupación por el hecho de que se estaban masificando las aulas, con los inconvenientes que eso supone tanto para los docentes como para los alumnos.

Por este motivo, y por el incremento de población que año a año soporta el ayuntamiento, entre otros, Seoane volvió a insistir en la necesidad de construir otro colegio.

Cabe recordar que en agosto de 2001, en una reunión que el mandatario local mantuvo con el secretario xeral de la Consellería de Educación, Jesús Oitaven, se anunció que se licitaría la obra del colegio en el primer trimestre de este año.

El secretario xeral técnico de Educación informaba también a García Seoane de que el gasto de la obra debido a su elevado coste, sería plurianual.

La previsión del mandatario local era que el centro educativo se inaugurase para el curso académico 2013-2014.

La Consellería de Educación tenía previsto construir un edificio de 3.174 metros cuadrados de superficie con seis aulas de Educación Infantil y doce de Primaria, además de aulas de informática, música y polivalentes, gimnasio, aseos, comedor y cocina, despachos y una vivienda para el conserje.

El Ejecutivo autonómico confiaba en que este nuevo colegio, financiado con fondos europeos, pudiese estar abierto para este curso. Por su parte, el Ayuntamiento gastó unos 300.000 euros en la compra de 11.400 metros cuadrados de terreno de una finca en Nós.

Comentarios