domingo 29/11/20

Oleiros estudiará si la Casa Carnicero se puede rehabilitar tras el incendio

De ser posible, el Ayuntamiento tratará de que los propietarios se la cedan de forma gratuita
Desde arriba es posible apreciar con más claridad lo devastador que fue el incendio | patricia g. fraga
Desde arriba es posible apreciar con más claridad lo devastador que fue el incendio | patricia g. fraga

La Casa Carnicero conservaba ayer gran parte del calor que generó el incendio que la había calcinado el día anterior, de manera que no era posible penetrar en su interior. De hecho, estuvo humeado durante todo el día, y Protección Civil de Oleiros acudió en varias ocasiones. 

El arquitecto municipal revisó el inmueble desde el exterior, tomando nota de los daños que se habían producido. Sorprendentemente, gran parte de la estructura se mantenía en pie, y el Ayuntamiento estudiará si es posible reconstruirlo. De ser así, aceptaría la donación de los propietarios, y pasaría a formar parte del patrimonio municipal. 

El Gobierno oleirense ya se encontraba en conversaciones con los propietarios desde hacía meses para hacerse con este edificio centenario, que en su día perteneció al empresario coruñés Enrique Carnicero y que fue diseñado por el arquitecto Rafael González Villar, el mismo que diseñó al casa Molina, el Kiosko Alfonso o el monumento a Monumento a Concepción Arenal en los jardines de Méndez Núñez de A Coruña. 

Dado que los propietarios no tenían intención de rehabilitar la Casa Carnicero, el Ayuntamiento pretendía que se la donaran, así como los terrenos de la parte de atrás, que dan a la ría. Pero el fuego del jueves truncó el proyecto. 

Intencionado
El alcalde de Oleiros, Ángel García Seoane, está convencido de que el fuego fue intencionado. Los vecinos aseguran que no vivía nadie allí en ese momento, y que los accesos estaban tapiados, pero de momento, los agentes de la Policía Judicial de la Guardia Civil no han podido investigar el escenario debido al intenso calor que aún alberga.

Los 50 vecinos del edificio de ocho plantas de al lado, que fueron evacuados, pueden testimoniar el intenso calor del fuego, que llegó a romper los cristales. “Se oyó ¡bum. bum! y luego había llamas”, recuerda una testigo.

Pero a pesar de que el techo, junto a todo el interior de madera se ha perdido, los cimientos son de piedra, y gran parte de las paredes son de ladrillo antiguo, de manera que han podido resistir   las altísimas temperaturas que se alcanzaron el jueves. El sargento jefe de Bomberos de Arteixo, Alejandro García, contemplaba ayer las ruinas con admiración: “Con esa temperatura, cualquier otra casa se habría venido abajo”.

Comentarios