lunes 3/8/20

Oleiros cierra con un broche artístico la obra de la nueva sede de Hacienda

El Ayuntamiento de Oleiros cerró con un impactante broche artístico la reforma de la nueva sede de Hacienda, situada en pleno casco urbano del municipio.

La creación de los murales obligó a instalar grandes andamiajes | javier alborés
La creación de los murales obligó a instalar grandes andamiajes | javier alborés

El Ayuntamiento de Oleiros cerró con un impactante broche artístico la reforma de la nueva sede de Hacienda, situada en pleno casco urbano del municipio.
Los artistas Luis Olaso y Óscar Martín fueron los encargados de decorar con sendos grafitis los laterales de un inmueble ahora municipal, pero que en su momento perteneció al Banco Pastor.
Uno de ellos se encargó de plasmar en la pared el emblemático faro de Mera, que puede contemplarse en dirección a Sada, y su compañero se decantó con un enorme acantilado, visible para todo aquel que se desplaza en dirección a Montrove y A Coruña.
Fueron meses de trabajo y no todos los días ocupados en pintar ya que para realizar los dos murales hubo que instalar sendos andamiajes metálicos que obligaron a realizar importantes esfuerzos, y muy poco artísticos.
wLas nuevas oficinas administrativas se abrieron al público el día 20 de junio. Cabe recordar que Oleiros adquirió el inmueble situado en pleno centro del casco urbano y en las inmediaciones de la casa consistorial, por más de medio millón de euros.
El regidor indicaba, en su momento, que la iniciativa iba a permitir facilitar los trámites administrativos a los vecinos, al centralizar las dependencias públicas en la zona de A Rabadeira, donde están el resto de oficinas municipales.
El edificio, que en su momento fue un centro de formación financiera, acoge ahora todas las dependencias de Hacienda local, al igual que las oficinas de recaudación que se ubicaban en el núcleo de Santa Cristina, en la parroquia de Perillo, en un local cedido al Ayuntamiento por la extinta Caixa Galicia.
Las nuevas instalaciones municipales constan de bajo y cuatro plantas, cuentan con una superficie de más de 1.000 metros cuadrados y se encuentran en perfecto estado.
Una circunstancia, esta última, que no se daba en el bajo de Santa Cristina. García Seoane había comentado que la decisión del Gobierno local de adquirir el inmueble de A Rabadeira se debía a las deficiencias que presentaba el local de Perillo. Se habían formulado múltiples quejas de filtraciones de agua y humedades.
 

Más arte en Perillo
La iniciativa de dar un “aire” artístico a los edificios de Oleiros no se limita tan solo a los que pertenecen al Ayuntamiento.
También en la parroquia de Perillo, en concreto en las inmediaciones del mercado municipal, existe otro ejemplo de arte urbano. En este caso el autor es un joven que se hace llamar Spaik, aunque su nombre es Israel Guerra, y México, su país de origen.

Comentarios