Lunes 19.11.2018

El municipio sanciona a la empresa propietaria de la Fábrica da Luz por incumplir la orden de apuntalar el edificio

El Ayuntamiento de Betanzos anunció la apertura de un expediente sancionador a la sociedad General de Edificios y Solares (GESS) como titular del inmueble conocido como Fábrica de la Luz

La situación de las instalaciones urge que se acometan medidas de conservación en las cuatro construcciones | Pedro Puig
La situación de las instalaciones urge que se acometan medidas de conservación en las cuatro construcciones | Pedro Puig

El Ayuntamiento de Betanzos anunció la apertura de un expediente sancionador a la sociedad General de Edificios y Solares (GESS) como titular del inmueble conocido como Fábrica de la Luz, situado en la avenida de A Coruña, después de que la policía urbanística comprobase que no cumplió la orden en la que se exigía a la empresa acometer actuaciones para la seguridad y protección de las construcciones de su propiedad en A Ponte Nova.
Esta orden, enviada el pasado invierno, establecía un plazo de dos meses para realizar las obras, después de recibir la autorización por parte de la Xunta, a través de la Dirección Xeral de Patrimonio Cultural una vez incoado hace más de un año el expediente de inclusión del edificio en el catálogo de Patrimonio de Galicia.
Este nuevo incumplimiento se suma al del 24 de febrero de 2017. Precisamente, el hecho de que desde el invierno de 2017 no se realizase actuación alguna en el inmueble, llevó al Ayuntamiento de Betanzos a abrir hace casi ocho meses un segundo expediente con una serie de actuaciones que después siguen sin acometerse, apuntaron desde el Gobierno de María Barral.
Una situación que obliga a la institución municipal a abrir un expediente sancionador en virtud de la Lei de Solo de Galicia, de ejecución forzosa, mediante la imposición de multas coercitivas reiterables hasta lograr la ejecución de las obras ordenadas, que puede derivar también en la ejecución subsidiaria de las actuaciones en la Fábrica da Luz.

Medidas
La alcaldesa, María Barral, explicó que el Ayuntamiento de Betanzos no va “tolerar que la situación continúe igual” y que adoptará “las medidas que tenga en su mano para que la empresa propietaria del inmueble realice lo que los técnicos consideran que debe ejecutar para garantizar la seguridad, estabilidad y protección de la edificación”, precisó la mandataria respecto al inmueble situado en A Ponte Nova.
En su último requerimiento, Betanzos insiste en la necesidad de retirar elementos sueltos y disgregados, entre los que se encontraban canalones de recogida de aguas, además de apuntalar y asegurar diversas partes sólidas del edificio, entre ellas, el interior de la estructura principal y secundaria con el fin de evitar derrumbes parciales como se produjeron anteriormente y garantizar la seguridad, estabilidad y protección de la antigua Fábrica da Luz.
Estos apuntalamientos deberían ser realizados por una empresa especializada en la materia y bajo la dirección y supervisión de un técnico responsable competente, precisaron desde Betanzos. También deberían delimitar y vallar sobre la vía pública mientras no se adoptasen estas medidas, de acuerdo con las determinaciones recogidas en la autorización otorgada por la Dirección Xeral de Patrimonio en la que explícitamente se da el visto bueno a las obras para garantizar y mantener las características y piezas singulares de la Fábrica da Luz.

Características
Con cuatro construcciones independientes asentadas sobre la misma propiedad: la principal, que albergó la primera fábrica de electricidad de la ciudad; el aserradero, un pequeño anexo y un depósito, la antigua factoría está compuesta por dos volúmenes, construidos en 1895 y en 1910, mientras que el aserradero se levantó en los últimos años del XIX.
En el municipio betanceiro siempre se apuntó al coruñés Ra- fael González Villar como autor, pero la Xunta, en el expediente iniciado para incluir estas instalaciones el Catálogo del Patrimonio Cultural de Galicia con la categoría de “monumento”, sostiene que su intervención no está acreditada, si bien, por la estética industrial del primer volumen, esta podría atribuirse al ingeniero López-Cortón, mientras que la del segundo sí podría ser del arquitecto González-Villar.
Las instalaciones representan una mezcla de estilos artísticos, como el industrial de la nave; el ecléctico-modernista del añadido administrativo, o el popular del resto de construcciones, todas ellas con medidas provisionales de protección desde 2017. l

Comentarios